España.
    España es uno de los países más grandes de Europa. Con una superficie de 504.783 kilómetros cuadrados, ocupa el 85 % de la Península Ibérica (el 15 % restante corresponde a Portugal), situada en el extremo suroeste de Europa. Además del territorio peninsular, también abarca las Islas Baleares, las Islas Canarias y las ciudades de Ceuta y Melilla, situadas éstas últimas en la parte norte de Marruecos. Su posición en el mapa, como puente entre Europa y Africa y en la confluencia del Mar Mediterráneo y el océano Atlántico, le han dado una importancia estratégica enorme a lo largo de la Historia. Así, por ejemplo, fueron los españoles los primeros en establecerse de forma permanente en América, y fue España el primer país de Europa que logró crear un vasto imperio exterior, que se mantuvo con mayor o menor apogeo entre los siglos XV y XIX.
    Además, el país goza de un clima bastante benigno, aunque habría que diferenciar tres zonas principales: la costa norte y este, caracterizadas por un clima marítimo (con temperaturas promedio en invierno de 9 Cº y 18 Cº en verano); la meseta central, que presenta un clima continental (con un promedio de 4 Cº en invierno y 24 Cº en verano); y las regiones situadas en altitudes superiores a los 2.500 metros, que tienen un clima montañoso (0 Cº en invierno y 11 Cº en verano). Todas estas condiciones han atraído hacia España a un gran número de pueblos a lo largo de la Historia. Desde la más remota antigüedad de pueblos e muy diversa procedencia vinieron a instalarse en la Península Ibérica. cada uno de ellos trajo consigo una cultura, unas tradiciones. Por ello, el proceso hacia la unidad política de lo que hoy llamamos España ha sido lento y difícil.
    Aunque el español o castellano es la lengua oficial común de España, existen áreas lingüstícas bilingües con idioma
autótcono catalán, gallego y vasco. De origen desconocido, el vasco es la única lengua entre las hispánicas que no procede del latín. Su ámbito territorial se limita el País Vasco y parte de Navarra. El catalán se habla en Cataluña; dos variantes dialectales, el valenciano y el balear, se hablan en la Comunidad Valenciana y en las Baleares. El gallego es la lengua de Galicia. Estos atractivos históricos y artísticos se unen a la benignidad de su clima y a la belleza de su territorio para seguir llamando la atención de millones de extranjeros cada año. La industria del turismo ha sido siempre una de las principales ramas de la economía española.
    Por todo ello, el viajero que aterriza en España tiene ante sí muchas opciones para pasarla bien según sus preferencias. Quien sea aficionado a las tradiciones, puede viajar por todo el territorio español y descubrir costumbres poco difundidas u optar por participar en otras universalmente conocidas. Entre las más extendidas destacan las corridas de toros, famosas en todo el mundo y que atraen la atención de muchos viajeros. A lo largo del año se organizan centenares de festejos taurinos en diferentes localidades españolas, aunque los más importantes son los que se desarrollan durante la Feria de Abril, en Sevilla; la Feria de San Isidro, en Madrid; y la Feria de San Fermín, en Pamplona.
    Entre el 6 y el 14 de julio, miles de turistas se dirigen a la capital de Navarra para asistir, entre otros muchos actos, a una de sus atracciones más conocidas: los encierros (o carreras delante de los toros por las calles de la parte antigua de la ciudad hasta llegar a la arena). Otra tradición, completamente diferente, es el Camino de Santiago. Cada año miles de peregrinos atraviesan a pie, en bicicleta o a caballo la zona norte de España rumbo a la ciudad gallega de Santiago de Compostela, donde se dice que fue enterrado el apóstol. A lo largo del trayecto se encuentra un gran número de localidades que ofrecen diversos atractivos artísticos, históricos, gastronómicos o culturales.
    Sin embargo, no todos se sienten atraídos por las tradiciones y las costumbres. Muchos van a España a disfrutar del sol y de sus playas. De los tres mares que bañan la Península Ibérica — el océano Atlántico, el Mar Cantábrico y el Mar Mediterráneo —, el Mediterráneo cuenta con las playas más populares y las infraestructuras hoteleras más desarrolladas. Provincias como Tarragona, Alicante, Valencia y Málaga, así como las Islas Baleares, se convierten en auténticos hormigueros de gente durante los meses estivales.
    En los últimos años ha surgido con gran fuerza el "turismo rural" dirigido a los que eligen a España como destino por su arte. Los apasionados de la arquitectura, escultura o pintura tienen en este país un abanico de posibilidades enorme, que va desde el arte prehistórico — las pinturas de las cuevas de Altamira, en Cantabria, se consideran la "Capilla Sixtina" del arte rupestre — hasta el más vanguardista — como el que se puede contemplar en el museo Guggenheim de Bilbao o en el de Arte Abstracto en Cuenca —, pasando por el románico, el gótico, el renacentista y el barroco, entre otros. Para este tipo de viajeros, Madrid, con su Museo del Prado y sus monumentos de diferentes períodos históricos, debería ser un lugar de paso fijo, así como Barcelona y Granada. La capital catalana es un ejemplo de ciudad moderna enriquecida con un gran número de atractivos artísticos, mientras que Granada, con todas sus construcciones árabes — como la Alhambra —, recuerda el paso de esta civilización por la Península Ibérica.
    Por último, la gastronomía también puede ser un gancho para los visitantes. La riqueza de la cocina española siempre ha sido reconocida y sus platos más populares —como la paella , el gazpacho o la tortilla de patatas, entre otros muchos — y sus vinos estrella — Riojas, sobre todo — han dado la vuelta al globo.

autótcono - місцевий
estival - літній
opción - можливість
abanico - тут:широкий вибір
taurino - той, що стосується корриди
arte rupestre - доісторичне мистецтво
atracción - тут:видовище

   Ejercicios